dijous, 20 d’octubre de 2011

To Kokoro


Mi adorable pez Kokoro murió a penas hace 2 días (dejándome sola con mi otro pez Hanabi -recientemente adquirido-) y he tomado la importante decisión de no volver a tener otro pececillo hasta que no me encuentre mentalmente preparada. Es raro, lo sé, pero les pillo cariño muy fácilmente a los animalitos. Así que hasta entonces, tendré una piedra como mascota; cuánto más lo pienso, más cosas buenas le veo al asunto!

2 comentaris: